avantages-lemballage-alimentaire-secondaire

Beneficios del packaging secundario alimentario

Antes de conocer los beneficios del packaging secundario alimentario debemos tener claro de qué estamos hablando exactamente. Y, para eso, nada mejor que hacer un repaso a los tres tipos de envoltorios que podemos encontrar en un alimento: el primario, el secundario y el terciario. Pongamos, por ejemplo, una caja de pastas de té.

-El envase primario. Es aquel que contiene directamente el producto que se va a consumir. En el caso de las pastas podría ser una bolsita de plástico o de papel envolviendo cada una de las galletas para que esta esté perfectamente conservada y se pueda llevar de manera individual sin que pierda cualidades.

-El envase secundario. Es el que contiene uno o más envases primarios. En nuestro ejemplo, podríamos estar hablando del recipiente metálico que contiene todas las pastas envueltas de manera individual. En Eurobox, por tanto, somos especialistas en este segundo tipo ya que nuestras latas, por lo general, contienen productos que ya traen otro tipo de envoltorio en su interior, ya sea con una bolsa de plástico para todas las unidades o cápsulas de papel.

-El envase terciario. En este caso, hablamos de la caja de cartón en la que van un cierto número de envases secundarios, latas de galletas para poder transportarlas de forma cómoda y además segura a los puntos de venta. Es el recipiente que primero se tira y tiene mucha importancia en el transporte ya que ayudar a prevenir golpes y deterioros del producto. En algunos casos puede servir como expositor una vez que se llega al lugar de venta.

Los 4 beneficios principales del packaging secundario alimentario

Vamos a centrarnos en los envoltorios secundarios en los que estamos especializados, los de lata. Son los que de verdad conocemos y de los que podemos hablar largo y tendido sobre sus grandes beneficios para los alimentos que contienen y también para la marca en sí.

Las dos primeras utilidades que destacamos tienen que ver con la calidad del producto que contiene, mientras que las dos últimas están estrictamente relacionadas con su impacto publicitario y sus repercusiones en las ventas.

1) Una mayor protección para el producto

Las latas ofrecen una gran protección para el producto en varios sentidos. Para empezar, protegen lo que está en el interior de golpes y rasguños. Así, se evita que se rompan las galletas o que se aplasten los chocolates. Pero también protegen de los efectos de la luz, que pueden tener graves repercusiones en el sabor y en la calidad de algunos artículos, como por ejemplo el tabaco o las infusiones.

Las latas de los productos de alimentación suelen estar selladas, lo que también impide que pase el aire y evita la oxidación, por lo que los alimentos se conservarán en buen estado durante mucho más tiempo.

2) Una mejor conservación una vez que se ha abierto el envase

Pero la lata no solo va a evitar el deterioro del producto hasta que el cliente lo abre, sino que lo va a conservar mejor una vez que ya está abierto. El envase de lata es mucho más protector con las cualidades de su contenido que otros materiales y la protección contra la luz de la que hemos hablado continúa existiendo una vez que la lata está abierta.

Además, diversos estudios han demostrado que las latas de hojalata no transfieren sabor a los productos, ni a los alimentos ni a las bebidas, por lo que no van a influir negativamente en ninguna de sus cualidades.

3) Una mejor presentación en el lugar de venta

Los envases de lata se asocian inmediatamente por parte del comprador a un producto de mayor calidad. Y es que este tipo de recipiente se encuentran, por norma general, en productos premium o de una gama media.

Es frecuente ver cómo los productos alimenticios que están orientados a regalar, como ocurre con los bombones, galletas o, incluso, los licores, presentan este tipo de packaging. Esto es así, porque la presentación es mucho más atractiva y el regalo se percibe como mucho mejor o incluso más caro y de calidad.

4) Un reclamo extra cuando el packaging es, además, bonito y puede tener otros usos

Cuando el recipiente tiene un buen diseño resulta mucho más atractivo para el posible comprador. Para empezar, llamará más su atención que otros envases fabricados en lata y, por tanto, estará más tentado a comprarlo. Aunque puede haber otras razones, como que el cliente quiera darle un uso extra al recipiente una vez haya consumido lo que tiene en su interior.

Ahora conoces un poco más sobre los beneficios del packaging secundario alimentario al que nos dedicamos en Eurobox. Como empresario, entenderás mejor la importancia de plantear este tipo de envases para tus productos y, como comprador, seguramente tengas más razones para escogerlos en las estanterías.

Esta entrada también está disponible en: Francés